Hoy, 7 de noviembre, hace un año que nos dejó LEONARD COHEN, artista y poeta de dimensión inconmensurable, que marcó época y a algunos, nos marcó incluso el carácter y la manera de estar en el mundo. Va por tí, amigo. Nunca un cantautor nos llegó tan dentro, nunca un artista mantuvo su obra durante tantas décadas -y hasta el mismo final de su vida- en lo más alto como el canadiense, nunca nadie leyó un discurso tan elegante y emocionante al recibir un premio (el Príncipe de Asturias, hemos visto tantas veces el video, y nos siguen saliendo las lagrimillas...).

Gracias a todos por vuestra solidaridad y por el ánimo que nos habéis insuflado tras el robo que sufrimos hace una semana: lo dijimos entonces y lo decimos hoy: la vida continúa. El sábado que viene inauguramos nueva (y magnífica) exposición, hablaremos de ello en un par de días.