¿Es "Lotta Sea Lice", de los juntados para la magna ocasión COURTNEY BARNETT & KURT VILE uno de los discos que con más ansiedad hemos esperado estos últimos dos años? Pues sí, creo que sí.

Dos razones para ello, y es simple:

1) Courtney Barnett y Kurt Vile son probablemente los dos nuevos artistas jóvenes que más nos flipan del mundo mundial: más clase, estilazo y talento natural no se puede tener; y en concierto (tanto el de Courtney en el BBK Live 2016 como el de Kurt en el Antzoki bilbaino en fiestas de 2015 no los olvidaremos, por mucho que pasen los años) te recuerdan (y te reafirman en ello) lo que es un directo de rock emocionante, intenso, repleto de cancionazas, misterioso, encantador, hipnotizante, guitarrero y fenomenalmente cantado.

2) Las dos canciones que se han adelantado de "Lotta Sea Lice" son fantásticas. Tanto la primera, "Over Everything" (impresionante desde el primer acorde, un hitazo llamado a ser la canción del año) como esta segunda, "Continental Breakfast", menos inmediata pero igualmente preciosa, te atrapan y embelesan, te sorprenden y seducen; y, hay que decirlo, convierten otras canciones, otros muchos discos que se mueven en coordenadas similares en meros intentos, en muestras de esforzada laboriosidad cuyo resultado es, en el mejor de los casos, la repetición de lo ya hecho satisfactoriamente por los propios artistas o en un apañado y estiloso vintage retroactivo carente de aportaciones relevantes. Nombres, ponlos mejor tú, pero se nos ocurren bastantes, y de bandas que llevamos años apreciando. ¿O quizá nos equivocamos?

Los días de lluvia es lo que tienen, que escuchamos aún más music.
Si es como la de Courtney Barnett & Kurt Vile, la de Ian Felice, la de Kelley Stoltz o la de Widowspeak (estos tres discos están recién publicados; el del dúo sale en un par de semanas), ni tan mal.

Ya queda menos para ver a Mark Eitzel y Bill Callahan en concierto el mismo día, sueño imposible, je. Será dentro de un mes, el viernes 27 de octubre, dentro del festival BIME del BEC de Barakaldo, Hablaremos de ello, sí.