BILL CALLAHAN, una de las grandes confirmaciones de un cartel aún incompleto, el del BIME 2.017 (27 y 28 de octubre), pero repleto, además del de Callahan, de nombres atractivos y difíciles de pillar en directo (que es lo que tiene que hacer un festival): Einsturzende Neubaten, Ride, Mark Eitzel, BNQT...

banda sonora: "I Was A Stranger", temazo de Bill Callahan, de su fantástica época Smog, del discazo "Red Apple Falls", gran cima de nuestro género cantautoril favorito, publicado en 1.997:

 

Hay canciones que es escucharlas una vez y decirte: ohhh, qué maravilla, y que ya difícilmente olvidarás, seguirán ahí adheridas a esa piel musical que te ha ido creciendo lentamente a lo largo de los años y que te hace sentir diferente, casi único.
Porque quizá algún día te fallen, te decepcionen, te abandonen, te encabronen tus amigos más fieles y entrañables, tu family, tu país, tus creencias, tu idea de la vida, tus convicciones y principios e incluso el Athletic...

... pero canciones como esta "Feather By Feather", del cantautor estadounidense SMOG, probablemente seguirán ahí inexpugnables y ajenas al paso del tiempo y de los hechos, trasmitiendo toneladas incontenibles de belleza y emoción, trayéndote recuerdos, borrosos o imborrables, y quizá no todos buenos, pero las cosas son así, amigo; y junto con las otras canciones que se han ido incorporando a tu segunda piel, que se lo han ganado, y tú tampoco has tenido tanto que ver en la selección, conforman un universo único, intransferible, plagado de matices y significados tan personales..., y de cultura y contexto, de arte y de intimidad. Esta segunda piel, estas canciones son tu equipaje, pero no necesitas maleta para guardarlas ni siquiera viajes para conferirles sentido y cambio; y es que son precisamente eso, la maleta y el propio viaje.

Conocer la music de SMOG (hoy, su nombre artìstico es Bill Callahan) con esta canción, y esto ocurrió en 2.003 (pese a que su primer disco data de 1.992), nos causó una impresión muy fuerte, de esas que se recuerdan con detalles nimios como dónde te encontrabas y qué estabas haciendo exactamente, o el comentario que hizo alguna persona querida ("¿qué es eso tan bonito que está sonando, cariño?" y supuso (otras veces nos ha ocurrido) comprobar que hay quien es capaz de lograr objetivos tan elevados y difíciles, largamente esperados, en este caso, canciones perfectas, la combinación de pura alquimia mágica de estilos e influencias.... que ni siquiera has llegado a formular.

Tendremos a BILL CALLAHAN, una auténtica leyenda entre los aficionados al alt-country y los cantautores folk-rock, en el BEC de Barakaldo el último finde de octubre, dentro del festival BIME, el tercero (tras el BBk Live bilbaino y el Azkena rock vitoriano) más importante de los que se celebran en Euskadi, y el que confecciona carteles, o sea, el que programa bandas y artistas, más de nuestro gusto.

Escucha esta monumental canción suya, publicada en 2.003 en el disco "Supper", y queremos pensar que ello te ayudará comprender por qué te decimos que este concierto de Bill Callahan es una de las grandes citas citas musicales del año.

Dedicada a Manolo Lezón, mi amigo. Nada es igual desde que te fuiste.

¿DISCO DEL AÑO 2017, hasta el momento, entendiendo por tal el que -tomado en su conjunto y no solo por una o varias canciones-, más nos ha sorprendido, emocionado, descolocado, el que más veces hemos escuchado y el que más hemos recomendado a todo el mundo?

Respuesta, sin dudarlo un momento: "The Machine That Made Us", de los británicos FLOTATION TOY WARNING en su reaparición tras más de 13 años de parón discográfico y con un único y asimismo magnífico disco a sus espaldas. Le adjudicaríamos tantas etiquetas a esta descomunal maravilla sonora que es "The Machine That Made Us" (que no deja de ser el más exquisito vintage, solo que no sabríamos exactamente la época que rememora)... Rock progresivo-sinfónico, space-rock de nuevo cuño diría alguno, y quizá tampoco se equivocaría del todo, pero se quedaría inevitablemente corto. Porque, lo dicho, esta music no es fácil de definir ni encasillar. Entre otras cosas, porque hay una estética de chamber pop (esas orquestaciones, esa infinidad de instrumentos, desde cuerdas y sintetizadores hasta vientos), un alma songwritter de poeta (Paul Carter, el líder de la banda) que cuenta sus tribulaciones, y también un barniz folk/pop flotando, y nunca mejor dicho, sobre las composiciones. Y porque el disco muestra lo mejor del pop épico, teatral, surrealista y melodramático, en el sentido de que la emoción te sorprende, te saca de sitio y te prende fuerte justo por ahí, pero sin apretar, ya que el tono, siempre medido y contenido, viene cargado de ironía, distancia y lucidez.

Psicodelia, coros increíbles y mil detalles y arreglos sí, pero de alharacas, brillos delumbrantes y pirotecnia efectista para almas cándidas e impresionables, nada; eso que lo hagan otros. Este disco nos remite a nombres y obras gloriosos, como los de Genesis, David Bowie, Radiohead, Scott Walker, Nick Cave, Peter Hammill, o los más recientes Sparklehorse, Divine Comedy, Mercury Rev... y este plan, o sea que poca broma.

Bah, dejémonos de rollos, lo suyo es escuchar todas las canciones de lo nuevo de FLOTATION TOY WARNING (puedes comenzar por este temazo que ponemos hoy y que es "Due to Adverse Weather Conditions, All of My Heroes Have Surrendered"), restregarte los ojos y convencerte de que no se trata de un sueño, de que aún quedan artistas que parecen recién salidos de una cueva, con barba de años y expresión agotada y alucinada, con la cabeza repleta de canciones mágicas, atávicas y atemporales producto de la soledad, el aislamiento y la magia, surgidas de un proceso creativo que ignora usos y costumbres, tanto mercadotécnicas como estilísticas. Una maravilla, aunque no seamos muchos quienes lo pensemos.

Lo cierto es que el 27 de octubre está cada vez más cerca, y es una fecha que tenemos marcada en nuestra agenda con el color de las muy especiales: tocan FLOTATION TOY WARNING en Biarritz, y no es casualidad que sea ahí, ya que Francia es el único país en el que estos británicos divinos tienen unos miles de aficionados que les siguen; en el resto del planeta, incluidos su UK, EEUU y, por supuesto, España, son casi (no fuimos tan pocos los que disfrutamos de su primer disco, criticado positivamente por estos lares) unos desconocidos. El dato: la canción más vista en youtube de este magnífico disco , que no es esta de hoy, sino la también deslumbrante que pusimos hace unas semanas, "Everything That Is Difficult Will Come To An End", tiene solo 7.000 reproducciones y eso que lleva subida más de un mes.
Escucha y nos cuentas, si te va bien.

Soul y blues del mejor, este viernes en el festival de blues de Getxo. Oportunidad de oro. ¿Vamos?

¿Te gusta el country, Neil Young y los cantautores en plan americana, el sonido tradicional del country-rock pero ajustado a los cánones actuales en sonido y producción e incluso en la sensibilidad al cante y en los temas abordados por las letras?

A nosotros nos encanta el concepto, je, y lo mejor es que dentro de estos parámetros, tomándolos en sentido un poco amplio, se están publicando este año unos discazos impresionantes, deliciosos de escuchar y tanto en chicos como en chicas (sí, sí, hemos hablado de los trabajos de las mujeres del folk/rock/country en otras ocasiones).

Pues bien, tenemos desde hace pocas semanas para degustar con fruición otra joyita country-rock-folk que no inventa nada pero que, por purita justicia sonora, no podemos menos que llevarnos a la mochila para estas próximas vacaciones.

Se trata de lo nuevo de JASON ISBELL que (miembro de Drive By Truckers hasta 2.007) con sus 400 Unit y su disco “The Nashville Sound”, se suma a la excelente cosecha de 2017, que ha visto publicar las nuevas grabaciones de Conor Oberst, Chris Stapleton, Chuck Prophet, Ray Davies, Son Volt, Mark Eitzel, Justin Townes Earle, Levi Parham, Michael Chapman... Un año espléndido, sí señor.

Esta espléndida y enérgica "Hope the High Road" es una de las destacadas de este disco impecable de JASON ISBELL , que también tiene otras más intimistas y lentas que te derriten de gusto y emoción. Música sencilla de disfrutar y como muchas veces oída, sí, pero qué bonita...
909 in Studio

Hace solo dos horas, Subpop, sello que editará "Beast epic", el nuevo disco de IRON & WINE que verá la luz a finales de agosto próximo (qué pena que no sea un poco antes antes: no podremos disfrutarlo en vacaciones tras insolarnos en la playa), ha dado a conocer esta preciosa canción, "Call It Dreaming", a modo de presentación de la nueva obra del fino cantautor nacido hace 43 años en Columbia, Carolina del Sur (EEUU). y del que hemos sido confesos y proselitistas seguidores desde los inicios de su carrera.

Muchas ganas, y curiosidad importante también, de escuchar el disco, que hace ya cuatro años que el bueno de Sam Beam no grababa en solitario, que es como más nos gusta, naturalmente.

No ha estado inactivo, qué va: ha publicado estos últimos años dos discos en colaboración con otros artistas de la onda folk y folk-rock estadounidense que -sin llegar a decepcionarnos, ni mucho menos- no estaban a la altura sideral de lo que lleva haciendo tanto tiempo con él al mando absoluto de la nave. Fueron, estos discos colaborativos, "Sing Into My Mouth" en 2.015, con Ben Bridwell de Band Of Horses, y "Love Letter for Fire", en 2.016, con Jesca Hoop haciendo duetos con él, que por primera vez firmaba como Sam Beam; por cierto, sabía a dónde llamar nuestro amigo para hacer realidad su sueño de cantar acompañado de una chica con la que compartiera labor autoril: Jesca Hopp ha sacado un disco entre bueno y mejor este año.