JUEVES, NO LLUEVE, y menos mal, pensábamos que no iba a parar nunca. Comentamos el fabuloso concierto que dio ayer en Bilbao el tejano KEVIN MORBY con su primorosa banda, en la que destacó Meg Duffy, la más flipante y distinguida guitarrista que hemos visto en muchos años.

LO HABÍAMOS AVISADO. KEVIN MORBY acabará siendo, si no lo es ya, una estrella del rock, así sin más etiquetas. Lleva publicados tres (cuatro, según Allmusic; pero nosotros conocemos solo tres, y hay revistas de prestigio que hablan también de solo tres) magníficos discos en solitario, se tilda todavía de folk o folk-rock a su material, y para referenciar su particular music se cita a Dylan, a Cohen, a Lou Reed... Pero, ayer en el Antzoki bilbaino, el tejano demostró que su filiación es el rock, así en general y así de grande y completo.

Además, confirmó lo que venimos años comprobando: el nivelazo de muchos músicos americanos del circuito indie es de otro mundo, y, además de su indudable pericia técnica, ello es porque saben perfectamente que EL DIRECTO ES OTRA COSA, que en concierto no basta con reproducir hasta el último detalle las canciones que los aficionados se han hartado de escuchar tranquilamente en su casa o su coche; que no es suficiente con clavar las canciones, porque para eso como que no merece la pena moverse del sofá en una noche de perros como la de ayer, fría y lluviosa.

En concierto, el repertorio hay que transformarlo un poco: las canciones hay que recrearlas, haciéndolas más grandes, más emocionantes e intensas, más potentes y amenas y, como en el caso de la bandaza (la guitarrista se salió, qué gozada escucharla, todo el rato llenando de magia las canciones) de Kevin Morby ayer, transformarlas en más rockeras, flipantes, y rapidillas; y con desarrollos intrumentales más largos y lucidos; no hablamos de improvisación ni de cambios radicales sino de sutil adecuacion al formato del directo. También debe haber tiempo para lo contrario, hay que saber interpretar con sentimiento, jondura y precisión los temas más suaves o de tempo más lento. Es lo que hicieron ayer por ejemplo, cuando tocaron solos Morby y su guitarrista la deliciosa, muy folkie y casi psicodélica “Parade”, de su penúltimo diswco, el gran "Still life". Qué maravilla...
Ejecutar perfectamente este planteamiento de que el directo tiene su propio lenguaje es lo que hace que ayer, al disfrutar del concierto, no nos acordáramos tanto de Dylan, Cohen o Reed, y que los numerosísimos amigos (fue una de esas citas que muchos llevábamos meses esperando) con que topamos durante el evento comentaran que, sobre todo, el show les recordaba al sonido y estilo de superbandas como Television, Yo La Tengo, Go Betweens, Velvet Underground y en este plan.

Uno de los grandes momentos rockeros de ayer fue el de la interpretación de "Wild side (oh the places you'll go)", uno de los muchos temazos de la discografía del tejano. Aparece en "Harlem river" (2.013), y si en disco es maravillosa, en concierto se transformó en una auténtica barbaridad, imposible pararse quieto.

Escúchenla, mejora la vida, lo comprobarán. Y no se queden en que les recuerda a Dylan, o a Go Betweens en este caso; Kevin Morby vuela por su cuenta, haciendo su propio ( y glorioso) camino. Se lo ha ganado. Su próximo disco va a ser la bomba. Que no tarde mucho en hacerlo, please.

Te lo perdiste, sí, y ya poco se puede hacer, pero no será porque no habíamos avisado del acontecimiento. Cuando más se disfruta de estos jóvenes valores llamados a ser figuras planetarias es cuando, pese a encontrarse en plenitud creativa y ya con un buen repertorio a sus espaldas, aún no se han convertido en estrellas que tocan solo en salas grandes repletas de público o peor aún, en festivales. Este de ayer era un caso de libro: no volveremos a ver a KEVIN MORBY en una sala fantástica como el Antzoki en primera fila como ayer, con un sonido perfecto, menos de doscientas personas y en absoluta comodidad; seguro que no.

Vamos acabando, concluyendo que el de ayer de KEVIN MORBY fue uno de nuestros tres mejores conciertos del año (junto al de Courtney Barnett en el BBK Live y el de Pj Harvey en el BEC). Y mira que hemos visto conciertos este 2.016 ...

La sensación de plenitud y deslumbramiento que nos invadió tan gozosamente ayer tras terminar el concierto de KEVIN MORBY fue similar a la del año pasado tras el set de Kurt Vile, el otro gran faro joven del rock americano que más nos flipa, nos emociona y nos atonta. Con esto está dicho todo.

Nuevo video de MCENROE, en nuestra opinión quizá SU CUMBRE EN DIRECTO, precisamente con una de sus primerísimas canciones, "El sur de mi vida", publicada en el disco del mismo nombre, allá en 2.003.

Lo dijimos hace unos meses, a lo largo de estos últimos 12 años hemos visto en concierto a MCENROE no menos de 40 veces en no menos de 20 salas y recintos de otras tantas o poco menos ciudades diferentes de todo el país. Y, por supuesto, pese a nuestra militancia seguidista nos hemos perdido muchísimos conciertos estupendos de la banda, algunos de ellos en escenarios importantes (sin ir más lejos, festivalazos como el FIB de Benicassim, el Primavera Sound barcelonés, el Sonorama en Aranda o el Deleste valenciano) y muy bien valorados por sus seguidores, pero solo lamentamos habermos perdido UNO, el que dieron en Madrid hace pocos meses, en un TEATRO APOLO a rebosar, a modo de retrospectiva de toda su discografía y de sus más de diez años publicando canciones en media docena de discos, haciendo canciones de sus primeros discos muy poco interpretadas en directo y contando con la colaboración de músicos amigos, como la emergente Soledad Vélez, el gran David Cordero -de los añorados Úrsula- o New Raemon, con quien acaba de publicar Ricardo Lezón, líder de Mcenroe, un espléndido disco, seis canciones cada uno.

Mira que intuíamos el descomunal concierto que iban a dar, estuvimos a punto de liarnos la manta a la cabeza pero al final no fuimos a Madrid, nos venía mal.

Y hoy nos seguimos arrepintiendo; más aún si el sello discográfico de la banda, Subterfuge, va soltando poco a poco videos (de notable calidad, de sonido y visual, lo que se agradece) de aquel histórico concierto.

Somos fans de Leonard Cohen, de Dylan, de Howe Gelb, de Nick Cave, de Neil Young, de Lou Reed, del viejo Johnny Cash, de Damien Jurado, de Bonnie Prince Billy, de Cat Power, de Julie Doiron, de Lucinda Wiliiams, de Bill Callahan, de Mark Kozelek, ... y de MCENROE. Y nos hicieron también mella bandas como Mogwai, The National, New Year, Hood, Early Day Miners, Slowdive, Silver Jews, Lambchop, Red House Painters o los primeros discos de Nacho Vegas, y cuando escuchamos temazos de Mcenroe como esta "El sur de mi vida" oímos fragantes ecos de estas referencias (para nosotros) gloriosas. Porque esta canción es reflejo de una época , heredera de una estética y un gusto, de cierto sonido tan intimista como intenso,
en fin... de los mejores recuerdos musicales de las dos últimas décadas.

Y somos fans acérrimos de McEnroe por canciones como esta, y por lo que nos emociona ese sonido tan natural, sencillo, atmosférico/espacial y en crescendo que acaba colmando todas nuestras expectativas y sumiéndonos en una felicidad cósmica más propia de adolescentes que de personal ya talludito como nosotros.

Estelar, de poner gallina en piel (je) la aportación a la steel guitar de Pablo Jaén, que participó -entonces era miembro de la banda- tocando ese -maravilloso, cómo nos gusta desde siempre- y otros instrumentos en la grabación del primer disco de Mcenroe, que contenía una gema deslumbrante como esta sublime y pianística "El sur de mi vida" que nos sigue no ya emocionando sino conmocionando con todas las palabras. Sobre todo si la tocan así. A disfrutar.

Llegó el gran día para miles y miles de aficionados a la buena music, necesitados de un poco de alegría y vitalidad en un año tan fatídico como 2.106 en el que nos han dejado genios referenciales de la music popular como Leonard Cohen, Prince o David Bowie. No te olvides de pasar por La Estación de Neguri para disfrutar de la EXPOSICON COLECTIVA de tres JÓVENES ARTISTAS: Cris P. Lareo, Oihane Amurrio y Maite Pinto,

Pues sí, hoy tendremos en Barakaldo, en una de sus paradas de la gira mundial de presentación de su nuevo disco, a PAUL SIMON, uno de los más indiscutibles tótems del folk/pop de todos los tiempos, y referencia ineludible de la music de los años 60, pero también al autor de una interesante carrera en solitario tras dar carpetazo en 1971 a su legendario y seminal dúo con Art Garfunkel, e ir descubriendo las posibilidades de aunar el folk, el pop y la música anglosajana en general con lo que se dio en llamar wolrdmusic. Tras su mítico disco "Graceland" de fusión con ritmos sudafricanos publicado en 1986, ha recurrido ritmos brasileños, jamaicanos, latinos..., e incluso incorporando sonidos de otras culturas musicales y de ámbitos como los propios de la vanguardia, la electrónica, el jazz, el flamenco, la música callejera; en fin, que estamos ante uno de los artistas más respetados y aclamados del mundo mundial, y con razón. Por si fuera poco, es un tipo simpático y comprometido con causas sociales. Y no, tampoco le ha hecho ninguna gracia que el nuevo presidente de su país sea Donald Trump.

Leemos en la prensa generalista de hoy que "la formación con la que tocará esta noche Simon es el vivo retrato de ese eclecticismo sonoro sin prejuicios: músicos africanos (el guitarrista Vincent Nguini y el bajista Bakithi Kumalo) que estuvieron en la banda del Graceland Tour; de jazz (el saxofonista Andy Snitzer); un percusionista de world music (Jamey Haddad), un acordeonista tejano (Joel Guzman), un teclista habitual de Philip Glass (Mick Rossi), y un batería de Nashville especializado en rockabilly y blues (James Oblon). Todos bajo la dirección musical de su mano derecha desde hace años, el multiinstrumentista Mark Stewart".

O sea, que el asunto promete. Ya contaréis quienes vayáis. No todos los días tiene uno a diez minutos en coche de casa a Paul Simon en concierto, además presentando un notable disco nuevo. La anterior vez que ocurrió fue en 1.988, en La Casilla de Bilbao, saquen cuentas.

Una advertencia: hemos revisado el setlist que está haciendo Paul Simon en los conciertos de esta gira, y tenemos que avisaros de que varias de las canciones más famosas de Simon & Garfunkel caen no ya al final de la actuación, sino en los bises. Y, ojo ,que hablamos de "The Sound of Silence", "The Boxer" y "Bridge Over Troubled Water" (el tercer bis, je, la última de todas), que fueron las que cerraron el concierto de París del pasado 14 noviembre.

La Estación de Neguri enviará, cómo no, un representante -el más conocido, dylaniano y veterano de sus socios-, a este histórico evento. El otro, un poco decepcionado por cómo tiene la voz actualmente Paul Simon (comprobado en muchos videos de youtube), asistirá a otro concierto, en Donosti concretamente, en el coquetísimo Club del Teatro Victoria Eugenia, en el que hemos disfrutado de excelentes conciertos, sobre todo de jazz, sí. Es mucho más apañado en lo económico y en lo escénico que el show de Paul Simon, y casi seguro que menos evocador, nostálgico y emocionante (que es mucho "menos", sí) pero no menos atractivo en lo estrictamente musical, y que no suene esto a sacrilegio ni sobrada alguna.

Porque hablamos de uno de los tríos de jazz más en forma y eclécticos del momento, el del pianista polaco Marcin Wasilewski. Y, curiosité, tiene una vinculación importante con Getxo: hace 20 años su banda ganó el concurso promesas en el Festival de Jazz de Getxo.

Pues como todo el mundo hoy va a poner un temazo de Simon & Garfunkel en su muro de F., nosotros, por una vez, vamos a ser originales. Deseándoos un feliz jueves, y que disfrutéis mucho quienes vayáis a ver la gran music de folk/fusión de PAUL SIMON, os dejamos con la preciosa y sugerente music de MARCIN WASILEWSKI trío. Si le das al play del video, lo mismo piensas que no estamos tan locos.

Y recuerda: EXPOSICIÓN COLECTIVA de Cris P. Lareo, Oihane Amurrio y Maite Pinto en tu local favorito de Getxo. Solo hasta el 3 de diciembre.

Ya queda menos, solo cuatro díitas. Para ver en concierto a LAMBCHOP, una de las más bandas más disfrutonas que jamás hayamos visto en directo, y mira que los hemos visto veces estos últimos quince años, todas ellas con formato y sonido distintos; la última en el Antzoki bilbaino, en julio 2015, un repaso a sus 25 años de carrera, que precisamente fue uno de los mejores de todos los que hemos visto de esta banda; en realidad, LAMBCHOP es el proyecto personal del gran Kurt Wagner, que va cambiando de músicos continuamente, según el disco lo requiera.

La cita con LAMBCHOP es en el BIME, el magnífico festival de otoño que cada año se programa el BEC en Barakaldo, el sábado, a las 10 de la noche, cómodamente sentaditos en el Escenario Teatro.

LAMBCHOP, desde el mismo Nashville. No se lo pierdan, por favor. Ver a KURT WAGNER sobre un escenario es siempre un hecho excepcional. Disfrutemos mientras podamos. Aunque vengan con un disco nuevo "“Flotus” que se publica a primeros del mes que viene pero nos tiene un poco mosqueados (lo que ya conocemos de él, un tema que dura 18 minutos), por la preponderancia de la electrónica y los ritmos negros pero no del soul, sino del rap (si hasta reconocen en las notas de prensa de su presentación que "el disco nace con el fin de rendir homenaje a la música de artistas recientes como Kendrick Lamar, Kanye West, o Frank Ocean" (que nos encantan, todo sea dicho, sobre todo los dos últimos, pero con lo bonito que es el country-soul de toda la vida de Lambchop...)

De todos modos, y en fin, ganazas. Kurt Wagner no sabe dar un mal concierto, nosotros al menos no se lo hemos visto nunca y mira que una vez, en Benicassim hace la tira de años, hizo uno de country-punk bien rarete. O sea que máxima expectación. Por mucho que el sábado haya electrónica o hip-hop de su nuevo repertorio, seguro que hace varias "viejas" que nos dejan temblando de gusto. Y estamos pensando en monumentos como "Gone tomorrow", "Is a woman", "Ohio" , For Which We Are Truly Thankful", "Up with People", "Steve McQueen", "Give It", "Slipped Dissolved and Loosed" (esta cae casi siempre, y qué bien si lo hace también este sábado), "Sharing a Gibson with Martin Luther King, Jr.", "Prepared", "National Talk Like a Pirate Day" (otra habitual, también enorme, es la que os ponemos abajo en el video), "Paperback Bible", "Mr. Met", "Kind Of"... hay tantas..., que con que haga cuatro cinco de los discos anteriores vamos fenomenal.

¿Nuestros tres o cuatro discos favoritos de LAMBCHOP?
Pues mejor nos quedaríamos con seis o siete, pero ahi van cuatro que nos parecen maravillosos: "OH Ohio" (2008) , "Mr M" (2012), "Is a Woman" (2002) y "How I Quit Smoking" (1996), aunque cualquiera de los 13 discos de estudio que hasta el momento, y desde 1994, han grabado LAMBCHOP es muy disfrutable. A ver si podemos decir lo mismo del nuevo, "Flotus".

Nos vemos el sábado en LAMBCHOP, que para bastante más gente de la que puede pensarse es una las citas más especiales de todo el BIME.

Porque no todo va a ser PJ HARVEY, el otro gran acontecimiento del festival. También de talla estratosférica, no tan intimista y delicatessen como Lambchop pero, sin duda y teniendo en cuenta la etiqueta de la británica de estrella universal difícilisma de pillar en concierto si no vas a un macrofestival masivo e incómodo, el set más esperado de todo el festi por más gente, y quizá de todo el año en Euskadi. Polly Jean es una de nuestras divas más queridas si no la más y encima lleva meses con su gira del nuevo disco que está dejando boquiabierta a la concurrencia, o sea.

Pero disfrutemos de la music en vivo de Lambchop que qué barbaridad.

Para el concierto de MCENROE en San Sebastián el jueves 20 octubre (Teatro Principal, todo un lujo de recinto, sentaditos leré, y sonidazo casi asegurado), donde podremos disfrutar -precio ajustadísimo: 14 euros anticipada- de las mejores canciones de todos los discos publicados hasta la fecha por nuestra banda nacional favorita, liderada como es sabido por Ricardo Lezón.