MÁS INFO SOBRE el PRIMER DISCO RECOPILATORIO de MCENROE:
- "Quiero pensar que aún queda tiempo" es un disco de rarezas en LP vinilo (posteriormente, también en CD y digital), que recoge temas inéditos de la banda de Getxo y procedentes de distintas sesiones de grabación.
- Puede adquirirse, desde ya (LP vinilo + descarga MP3) en la web del sello discográfico Subterfuge.
- A partir del próximo 13 de Enero, "Quiero pensar que aún queda tiempo" puede comprarse en tiendas y plataformas digitales.
Y hemos dejado para el final lo más importante, el listado de canciones que aparecen en el disco. Es una info que no ha estado disponible hasta hace un rato. Y aquí la tenemos, apunten:
(es un LP vinilo, o sea que tiene caras, je, como antes antes)

Cara A

1- Sometimes
2- She is
3- El final de nuestros años de diversión
4- Restaurantes
5- Londres

Cara B

6- Las peores mitades
7- Brandon Marlo
8- Magreb
9- Resurrección

 Bueno, pues efectivamente son 9 temas raros de verdad de MCENROE y , salvo equivocación nuestra, no aparecen en ninguno de los cinco discos oficiales de la banda. Eso sí, creemos reconocerlos todos y cada uno; pero habrá que esperar a escucharlos. Ya queda menos para ese deleite, porque hemos pedido el disco al sello sin perder un segundo. La más conocida de las nuecve canciones es, sin duda, la aflamencada y catártica "Resurrección", que la hemos escuchado varias veces en concierto y no sla sabemos mejor que bien pero que jamás se publicó en ningún disco, ni ep ni maqueta ni en ninguno de los cinco discos grandes. Vamos, que ná de ná, pese a ser un temazo como una catedral de grande.

Os dejamos con "Londres", que alguna vez la han hecho en directo y que sí está grabada y publicada: aparece en "Trebol E.P.", disco de solo tres canciones publicado por MCENROE en 2004 tras su primer disco largo, el autoeditado "El sur de mi vida". "Trebol E.P." está desde entonces, y bien custodiado, en nuestra discoteca, claro que sí, pero no seremos muchos, no, quienes lo tenemos.

Así, pues, sonaban MCENROE hace 12 años y bastante antes de publicar el mítico "Mundo marino" que comenzó a situarles en el lugar de priviliegio que hoy ocupan en la élite de la escena nacional del indie-rock emotivo, elegante, intenso y, detalle esencial, bien escrito. Y este LP recopilatorio de rarezas "Quiero pensar que aún queda tiempo", nos permitirá recordarlo y comprobar cuánto y cómo ha crecido nuestra banda de pop-rock favorita en castellano.

 

Cuando todavía estamos disfrutando de las primeras semanas de escucha del sabroso DISCO CONJUNTO MCENROE-NEW-RAEMON, acabamos de enterarnos de otra fenomenal novedad discográfica de nuestra banda favorita de pop-rock en castellano: “Quiero pensar que aún queda tiempo” es el título del NUEVO DISCO DE MCENROE, primer álbum recopilatorio de la banda, que contiene “nuestras primeras canciones, canciones pérdidas y encontradas y otras que al fin han encontrado su sitio” cuenta hoy mismo Ricardo Lezón, líder de Mcenroe, en el facebook de la banda.

Este nuevo disco de canciones raras o no publicadas sale ahora, y hasta enero solo en vinilo, y lo hace junto a la reedición del maravilloso “Mundo Marino” (el de la escafandra y la Ría en portada) que fue publicado en 2008 y supuso el debut de la banda con Subterfuge, sello madrileño con cuyo apoyo nuestro grupo favorito ha logrado llegar durante estos últimos años a los aficionados de todo el país y que ha editado todos sus discos desde entonces.

Para hacernos una idea de lo que fue y supuso “Mundo marino” basta decir que contenía temazos inolvidables y emblemáticos de Mcenroe como “Ahora”, “Mi Vietnam”, “Montreal”, “Islandia”, “Otras vidas” o “Planetas”, que, por cierto, siguen interpretando en sus conciertos para gozo de sus seguidores más fieles, que tienen este disco guardado como una joya tímida y dubitativa que, con el brillo (melancólico, sí, pero brillo al fin y al cabo), emotividad y belleza de sus canciones y de la calidad poética de sus letras, avisaba de lo que aún estaba por llegar. Que no era otra cosa que la impresionante sucesión de discazos que firmaría la banda de Ricardo Lezón: “Tú nunca morirás” (2009), “Las orillas (2.012)” y “Rugen las flores” (2.015). Y sí, parece que ya están compuestas varias canciones para el próximo álbum con temas originales de la banda de Getxo, pero nos tememos que su concreción en disco se hará de rogar un tiempo.

Nos sonaba lo de “Quiero pensar que aún queda tiempo”, título de este primer disco recopilatorio de MCENROE, y, cómo no, hemos conseguido saber de dónde proviene: es un verso de una de las canciones más viejas y menos conocidas de la banda, que se grabó en un cd-maqueta de título “Apaga el día y me quedo”, publicado ¡en 2.002! y que, por supuesto, tenemos perfectamente ubicada en nuestra discoteca. La canción en que aparece el verso se titula "El final de nuestros años de diversión" y es realmente una rareza en la discografía de la banda de Getxo: el autor de música y letra no es Ricardo Lezón, sino Gonzalo Eizaga, sublime guitarrista solista de Mcenroe y responsable de uno de los rasgos más distintivos del sonido de la banda.

La estrofa en que aparece el verso es esta:

“Quiero pensar que aún queda tiempo,
que las cicatrices tienen remedio.
Vivo encerrado en cuatro paredes,
es mi refugio contra tu asedio”.

Y la canción, que suponemos figurará en el disco (y, en su caso celebraremos la idea de incluirla porque siempre nos ha gustado mucho), es esta. Es, además, una inigualable oportunidad de comprobar lo bien que canta Gonzalo, elegante y fenomenal guitarrista de la banda y cómo de estilosos sonaban Mcenroe en sus primeros pasos como banda.

Feliz día este miércoles, en el que en lugar de hacer puenting (que sería lo más apropiado a las circunstancias de calendario), vamos a dedicar las horas de tiempo de asueto a escuchar canciones raras de MCENROE, como preparación para cuando llegue su primer (y muy prometedor) disco recopilatorio, y, también, a dedicarle tiempo a 'Other People's Songs Vol. 1, notable disco de versiones, nueve clásicos compuestos entre los sesenta y los setenta, -que publicaron en 2.010 sin apenas repercusión- DAMIEN JURADO Y RICHARD SWIFT, que ha sido reeditado por su sello, pasando así de nuevo a la actualidad.

 

Desde mediados de noviembre hasta hoy mismo, menudas semanas fértiles en materia de nuevo discos publicados que llevamos: habrá que rehacer nuestra lista de los mejores discos de 2.016.

Al extraño pero supermolón disco con ribetes electrónicos de nuestros adorados LAMBCHOP, los reyes del country-soul, y, ya en nuestro país, al sabroso y delicado disco de pop-rock conjunto de MCENROE-NEW RAEMON, les ha sucedido hace una semana “Future Standards”, el cadencioso y embriagador disco jazzístico de nuestro ídolo del blues/country fronterizo HOWE GELB.

Y a todos ellos hay que añadirles en la última tacada de este 2.016 el nuevo disco de una de las bandas estelares del rock progresivo británico (lo mejor no fue solo Genesis y King Crimson, no) más peculiar de los años 80, VAN DER GRAFF GENERATOR, liderado por el genial e incomparable Peter Hammill. “Demasiado cruentos para el rock progresivo, demasiado excesivos para los punks. El grupo de Peter Hammill ha marcado la historia subterránea del rock con sus epopeyas de ciencia ficción deforme” leímos a Yago García en la revista “Jotdown” el año pasado en un artículo sobre VDGG, y como nos parece muy atinado el comentario, aquí lo tienes, citado como es menester.
 También hemos registrado otros discos recién publicados, estos ya solo notables, como los OKKERVIL RIVER, la banda del emotivo cantante norteamericano Will Sheff; el del siempre interesante, sensual e infatigable VAN MORRISON, el de pop hipnótico de Hope Sandoval & The Warm Inventions del que hablamos ayer, el del geniecillo pop LUKE TEMPLE o el del invariablemente inquieto cantautor pop-rock ED HARCOURT. Y, naturalmente, en periodo de tiempo tan provechoso, no podía faltar un descubrimiento de última hora, el disco de un artista del que nada sabíamos, sobre todo (je) porque aún no había publicado disco alguno en solitario, el del angelino CORY HANSON, que se mueve entre la psicodelia de cantautor, el pop camerístico y el folk-rock de los años 60-70s y cuyo temazo "Ordinary people" pusimos aquí hace pocos días.

Demos, si os parece, la bienvenida a lo nuevo de VDGG, de título "Do not disturb" y que aún no hemos tenido tiempo de escuchar (pero seguro que está dpm; además, nuestro erudito amigo y profesional del ramo, Jerry, ya lo ha catado y refiere muy buenas sensaciones sobre el disco) con este temazo "Room 1210", que tanto nos recuerda a los magníficos discos en solitario de Peter Hammill, como esa triada de en enmarcar que fueron “Over” (1.977), “The Future Now” (1.978) y “ph7”(1979) aunque cuando entra a tope la banda con su ruidaco excelso nos remite más a monumentos de VDGG que ya forman parte de la mejor historia del rock de pretensión casi experimental y mayúscula intensidad como “Pawm Hearst” (1.971), “Stil life” (1.974) o “The Quiet Zone/The Pleasure Dome”, de 1.977.

Ah, y no olvidéis pasaros por La Estación de Neguri, que acabamos de colgar en nuestras paredes las obras de la sorprendente y magnífica exposición conjunta de BALLESTEROS-TORRE “Historias de una alacena, homenaje al bodegón clásico”, una de esas muestras que solo excepcionalmente (en realidad, porque los artistas son amigos/clientes de tu local favorito de Getxo; que, si no, de qué) podemos montar en una "sala" tan modesta como la nuestra.

Una sugerencia para hoy, miércoles 30 noviembre, en Bilbao. CONCIERTO de la joven donostirarra ELENA SETIÉN, (indie-pop-folk se ha etiquetado a su music), cantante, violinista, teclista, compositora.... que ha dedicado veinte años de su vida a aprender en el extranjero, Londres y Dinamarca, a experimentar con el jazz, el folk, el pop y la improvisación, y a buscar su propio camino como artista.
La cita es en el Colegio de Abogados de Bilbao, a las ocho de la tarde y gratis, como siempre en este recinto ya casi sagrado para nosotros. Es un milagro contar con una sala como esta, bien preparada y con buena acústica y, más aún, con un programador deslumbrante, como nuestro amigo Iñaki Hanky Panky, que lleva años demostrando a quien quiera enterarse que hay una music rigurosamente minoritaria (por el escaso éxito comercial del trabajo de sus autores, que no por rara, uniestilística o inaccesible ni, menos aún, por su falta de talento) y, lo esencial, rigurosamente atractiva e interesante. Una oportunidad única de escuchar music difícil de pillar en vivo, y ejecutada por una emergente artista vasca jamás vista en Bilbao; no la desaproveches, es nuestra sugerencia.

La muestra, aquí:

JUAN DURAN y PETER ABELS darán un concierto acústico (dos guitarras, dos voces, y teclado) en el que recrearán las mejores canciones del repertorio de GRAHAM NASH, el británico (nació en 1942 en Blackpool, Lancashire, y formó de parte de la "Invasión británica", junto con sus The Hollies, que entonces competían con los cuatro grandes: Beatles, Rolling, The Who y Kinks, casi nada al aparato, menuda década las de los 60s) que viajó a los EEUU y formó parte de la mítica escuadra Crosby, Stills & Nash, a la que posteriormente se uniría un tal Neil Young.

Pura historia de la aristocracia rock anglosajona, GRAHAM NASH, comenzó su carrera en solitario en 1971 con el referencial 'Songs for beginners' y la cierra, de momento, con el reciente 'This Path Tonite', publicado en abril de 2.016.

Se había establecido el bueno de Nash en California en 1968, e intentó -y lo logró- hacer una carrera como cantautor, pero acabó pasando a la historia como miembro de uno de los primeros supergrupos del rock. Atención: se juntó nada menos que con Stephen Stills, de Buffalo Springfield, y David Crosby, de los Byrds, para dar origen a los míticos Crosby, Stills & Nash.

Os dejamos con "Teach your children", una de las mejores y más conocidas canciones creadas por Graham Nash, que el amigo Juan Durán interpreta que te mueres de gusto; la grabó Nash ya con Crosby, Stills, Nash & Young (con la estelar colaboración de Jerry García a la pedal steel) y fue una de las varias canciones compuestas por Nash que habían sido descartadas por los Hollies y que posteriormente lograrían el éxito con su banda norteamericana.

Este monumento de canción, sí, que por algo te sonaba tanto, formó parte de uno de los más míticos, eternos, referenciales y legendarios discos de la historia del rock, "Deja vu" (1970), el primero de los publicados por Crosby, Stills, Nash & Young, y que forma parte de (lo mejor de) la vida de muchos de quienes hacemos -y de quienes seguís- este muro de F.

"Teach your children" era el segundo tema de "Deja vu"; las siguientes canciones eran, en este orden: "Almost Cut My Hair", de Crosby; "Helpless", de Young; y "Woodstock", de Joni Mitchel, escalofríos nos da solo enumerar las canciones. Nash firmaba otro tema de este disco, el estupendo "Our house". Nunca, hasta entonces, y quizá tampoco después, se cantaron tan bien tan buenas canciones.