Murió el día 12 de este mes de febrero uno de nuestros pequeños héroes de lo que en su tiempo se dio en llamar country alternativo, ROBERT FISHER; el cáncer acabó con quien fuera líder y cantante con vozarrón sensible de la elegantísima banda Willard Grant Conspiracy, en la que sonaban piano, violines y chelo de forma bien distinta a la habitual en el country ( y que en no pocas canciones recuerdan hoy a Smog-Bill Callahan, escúchese la fantástica "The Suffering Song") , y que se formó en Boston (EEUU) en 1995.

Tuvimos la suerte de verle en directo con su banda en el Primavera Sound de 2.004, cuando aún se celebraba en el Poble Español y ante no mucho más de 5.000 personas. Otros tiempos.

"WILLARD GRANT CONSPIRACY desentrañaron para cuatro gatos los misterios de la vida en un recital increíble, subyugante por una intensidad sobrenatural surgida de la mayor de las simplicidades aparentes. El secreto de la América eterna descubierto en capilla, mediante una dosis letal de country rock y americana de primera. Hasta que la luminosa “Soft Hand” dibujó una irremediable sonrisa interior en todos los escasos presentes. Sin duda, uno de los secretos más admirables del festival”. (texto extraído de la reseña de magicpopcat.blogspot)

Lo de ser uno de los “cuatro gatos” en algunos conciertos va a acabar siendo una constante en nuestra vida, sí.

Hemos dedicado unos minutos a repasar la crónica de este festival, en el que estuvimos los tres días.

Y, atención, los conciertos que se programaron cuando el Primavera era aún un festival realtivamente pequeño, como (medido en público asistente), calculamos, la tercera parte del FIB de aquella época (al que íbamos, también, cada año, sí).

Destacando solo los nombres que nos parecen más relevantes (entonces y hoy; ejem, las cosas no han cambiado tanto) y que llegamos a ver en direccto, en la edición 2.004 tocaron en el Primavera , además de WILLARD GRANT CONSPIRACY, atención:

CARTELAZO DEL PRIMAVERA SOUND 2004 (ya ha llovido).

Wilco, en su primer concierto en España
Pixies, primera comparecencia en España tras su regreso
Pj Harvey, presentando su disco "Uh uh her"
Sun kil moon, presentando "Ghosts of the Great Highway"
(Smog)
The Divine Comedy
Dominique A
Primal Scream
Julie Dorion
Franz Ferdinand, cuando aún eran unos novatos
Lloyd Cole
Benjamin Biolay
Casiotone for the painfully alone
The Fall
Dyana Kurtz
Matt Elliot
Liars
The Hidden Cameras
Xiu xiu
Devendra Banhart
La Buena Vida
Dizee Rascal
Tex La Homa

Pues eso, recordando buenos momentos. No estuvo mal el cartel, no. Volvería ver este programa del PS 2.004 enterito. Sin WILLARD GRANT CONSPIRACY, lamentablemente.

Un emocionado recuerdo esta noche para ROBERT FISHER, con "The Trials of Harrison Hayes", de "Regard The End" (2003, tenido por uno de los mejores discos de la banda, y que contiene la mucho antes citada "The Suffering Song", que dura casi 8 minutos), una de las cancionazas que escribió y que cantó ese sábado 28 mayo 2.004. Al tema:

Ahí va. Temazo de los de temblar de emoción. Entre Smog y Nick Cave, casi nada al aparato.

"Lo nuevo de RICARDO LEZÓN (McEnroe) llega en formato libro: "LOS MINÚSCULOS LATIDOS"

Según leemos en la info promocional de La editorial BANDAÁPARTE, "Ricardo Lezón tiene la virtud de hacer que el lector se sienta como un observador privilegiado. La prosa poética y los versos que recorren esta obra nos hacen mirar hacia lugares desconocidos, quizá imaginados o a nuestro alrededor más cercano y cotidiano. La extrañeza y la melancolía son los lenguajes que utiliza Lezón para derrotarnos, como esa mirada perdida y solitaria de los ciervos que hipnotiza y nubla la visión que tenemos de nosotros mismos. Los minúsculos latidos son palabras que se unen, metáforas que nos acercan a fragmentos de vidas, donde hay bosques y lagos, nieve y luces, grietas, amor y silencios".

Tenemos la suerte de haber leído los poemas y relatos de este libro de nuestro amigo Ricardo McEnroe, y solo te podemos decir que nos han encantado y que si te gustan las canciones de la discografía de MCENROE (prácticamente, todas ellas escritas por Ricardo) y/o te gustó el primer libro de poemas de Ricardo Lezón, "Extraña forma de vivir", magníficamente ilustrado por Estíbaliz Hernández de Miguel, deberías hacerte con "Los minúsculos latidos".

Se pone a la venta el 20 de febrero en librerías de toda España. Y como adelanto este domingo, 12 febrero, a las18:45 h. se presenta en la Sala Galileo Galilei (Madrid).

Habrá más presentaciones del libro (con breve set musical, claro), y seguro que una de ellas cae en Bilbao e incluso en Getxo (je). Te mantendremos informado/a. Nadie se va a quedar sin libro, eso os lo aseguramos.

Buen domingo, os dejamos con "La Carta", una de las canciones más poéticas de las últimas compuestas -y cantadas, claro- por Ricardo McEnroe.

JUEGO: TRES PREGUNTAS, UNA SOLUCIÓN :

1) ¿TE GUSTAN EL FOLK, EL BLUES Y EL COUNTRY DE LOS AÑOS 50s Y 60s?

2) ¿Puedes desprenderte de 15 EUROS?

3) ¿Dispones de UN PAR DE HORAS MAÑANA, JUEVES, A LAS 8 Y MEDIA DE LA NOCHE?

Si tu respuesta a las tres preguntas es afirmativa, la solución al juego es, en realidad, una propuesta para mañana, jueves:

Los jovenes estadounidenses THE CACTUS BLOSSOMS, en su primera gira española, recalan mañana PARA PRESENTAR SU DISCO DE DEBUT (lo ponemos en mayusculas porque nos encanta ver a los artistas justo cuando salen, es una manía) en Bilbao, en la sala superior del Antzoki, a la que llamamos Paraíso porque nos encanta y porque en ese idóneo espacio -suena dpm, y se tiene todo a mano, no solo a los músicos sino también la barra con cañas grandes a 2,5 euros- hemos disfrutado de unos conciertos inolvidables estos dos últimos años.

"Dos lecturas contrapuestas pero complementarias pueden sacarse del debut de los Cactus Blossoms, dúo retro originario de Minneapolis que reflota la música añeja americana de los 50. La primera es que los chavales tienen una capacidad asombrosa para recrear una era ya casi perdida. Page Burkum y Jack Torrey, así se llaman los hermanos, no sólo firman canciones que no desencajarían en los viejos discos de los Everly Brothers, Buddy Holly o, poniéndonos más eruditos, Johnnie & Jack. También armonizan como los ángeles y saben tocar distintas teclas y ofrecer al oyente un poco de todo (folk-pop, valses, country melódico, pre-rock, blues y rockabilly)" leemos a en Ruta 66 y aquí lo ponemos, por si te orienta mejor que nosotros.

Por su parte, en la web de la SER, Alfonso Cardenal lo cuenta así, un poco más historiada la cosa:

"A veces uno se imagina en Nashville, aunque no haya estado en Nashville, bebiendo bourbon, aunque no le guste el bourbon, frente a un camarero gordo que perdió un ojo en Vietnam y a una mujer en Las Vegas. En ese bar inventado suenan dos tipos reales, dos chavales que podrían ser sobrinos de Hank Williams o los nietos bastardos de Johnny Cash. Dos chavales que han debutado hace un año con un disco que podría haber sido grabado hace sesenta. Unos tipos que se hacen llamar The Cactus Blossoms y que cuando escuchas su "You are dreaming" sientes la necesidad de inventarte Nashville, aunque hayas estado, para poner un buen escenario a esas canciones melódicas, profundamente rítmicas y tremendamente elegantes".

Pues ahí lo tienes, preguntas y respuestas. Tú decides, es tu tiempo, tu dinero y tu gusto. Buena tarde. Si eso, nos vemos mañana en Bilbao. Porque vemos fijo, cómo no. Escucha y ve:

 

YA hay DISCO NUEVO DE MARK EITZEL, de título "Hey Mr Ferryman"; se publicó el 27 de enero y las primeras escuchas auguran notable alto. La verdad es que nos gusta tanto, y desde hace tanto, la music que hace este hombre... que aunque se repita un poco en el modo de componer y arreglar sus canciones nos importa un pimiento.

Ayer cumplió años (hizo 58 tacos) quien fuera líder de los imprescindibles AMERICAN MUSIC CLUB y uno de nuestros cantautores americanos favoritos. Con lo que desde aquí le felicitamos, y a ver si tenemos suerte de que se anime a hacer gira con este nuevo disco y recala, una vez más, por estas tierras, donde no es que tenga mucho cartel, pero al menos se le conoce un poco. Hemos tenido la oportunidad de ver en concierto varias veces, con banda y en solitario, estos últimos 20 años, y nunca nos ha fallado, canta tan bien y toca la guitarra tan de lujo que él solito se basta para emocionarte y encandilarte hasta decir basta.

Hala, buenas noches.

Os dejamos con "The Last Ten Years" una de las muchas canciones estupendas, y de las más animadas en ritmo, más orquestadas, brillantes y arregladas, del nuevo disco de MARK EITZEL. Casi preferimos de su repertorio en general las baladas lentitas, pero pensamos que con el metrónomo más rapidito quizá guste más a la concurrencia, je. La verdad es que suena dpm y parece más un tema de AMC que de Eitzel en un disco "en solitario".

MAG-NÍ-FI-CO concierto del californiano CASS Mc COMBS en la novísima KutxaKluba, uno de las decenas de espacios que tiene el magno edificio Tabakalera de Donosti. No la conocíamos, y te contamos: se trata de una sala idónea, por tamaño, escenario y acústica, para este tipo de eventos, con barra y baños en el exterior pero justo al salir. Una de nuestras salas favoritas de Euskadi, desde ya.

Casi lleno el recinto (positiva sorpresa), pero, ejem, hablamos de unas 150 personas, no más, para ver en directo al responsable de uno de los mejores discos de 2.016. No pudimos evitar pensar por qué este concierto no se montó en Bilbao (ninguno de los habituales amigos de la villa amantes de este tipo de music se acercó ayer a Donosti para ver a Cass; queda lejos, y cuesta moverse, se siente), y siempre pensamos, cómo no en el Antzoki. Por cierto, esta nueva sala donostiarra (cuyo conciertos, nos olemos, cuentan con doble subvención: de Tabakalera y de Kutxa, y así es difícil competir con ella) nos recordó en sus características a la sala superior del Antzoki, nuestro Paraiso particular donde disfrutamos a tope la semana pasada de unos espléndidos Wave Pictures.

Del concierto, poco que decir y todo bueno. Comenzó con uno de los hits, "Bum, bum, bum" e hizo otras muchas del nuevo disco; qué pena, se dejó dos de nuestras favoritas, "I'm a Shoe" y "Laughter Is the Best Medicine", pero a cambio interpretó varias de sus discos anteriores, como la estupenda "County line" con la que terminó el conciertto, en una versión muy extendida, o la bellísima "Brighter!", en la que echamos el falta la steel, pero quedó fenomenal, cautivadora como es.

El set fue casi perfecto, vimos (en primerísima fila todo el tiempo) a Cass tocando su Stratocaster con energía y determinación, tendió el sonido al garage por momentos y en otros a la psicodelia vía teclados, pero en general la music fue ecléctica como lo es su discografía y el estilo de sus canciones, con paradas en el pop californiano, en los ritmos y balanceos cuasicaribeños, en el folk semicountry, en lo que llamamos romería pop (como de bailar agarrado, entièndase)..., un concierto macanudo, con buen sonido, muy entretenido y variadito en estilos, en la forma de tocar la guitarra por arte de Cass (que por cierto, es muy diferente, como más clásica y corajuda, a la de un Kurt Vile o un Kevin Morby) y con un artista que no luce una voz increíblemente bella ni un chorro potente de voz, pero que domina el canto y explota perfectamente sus posibilidades vocales, tanto en registro normal como en falsete, y que se encuentra -y parece saberlo- en el mejor momento de su carrera. No es Cass un front-man ni siquiera un tipo simpático o que comunique mucho con su cara o sus gestos en escena, pero tampoco pretende epatar a nadie, se conforma con tocar dpm y con embelesar exclusivamente vía music,; de hecho, vende muy cara su sonrisa, pero no falló una, mantuvo el ritmo del asunto y el interés de la concurrencia (encantanda todo el rato con lo que estaba viendo) con total diligencia.

También en directo se percibe lo gran compositor que es Cass McCombs, cada canción (hay excepciones, y en ellas demuestra que podría hacer canciones normales maravillosas, como "Couny line") contiene giros, estribillos, arpegios de guitarra, fraseos vocales y melodías que huyen de lo obvio, que parecen regodearse buscando lo extraño y sorteando lo previsible pero, y este es su gran acierto, sin huir de la belleza, de la emoción que causa en el oyente y de los arreglos preciosos, que tampoco tiene nada de experimental lo que hace Cass; simplemente no es perezoso, busca cosas nuevas siempre, tiene pocos prejuicios estilísticos y se curra mucho el hacer una music propia, distinguible e incluso compleja de disfrutar. Hay que escuchar varias veces y con atención algunas de sus canciones para extraerles el zumo fresco y vitaminado que contienen, pero el disfrute que proporcionan una vez descubierta su belleza es alucinante. Quizá este "trabajo" que requiere su escucha es lo que hace que la music de CASS McCOMBS, no sea plato de todos los gustos, pero también es lo que lo hace diferente, único.

Una banda eficiente, como de otra época tanto en sonido como en instrumentos (bajo, guitarra, batería y teclados) y en apariencia (a destacar el traje con brillo del bajista), sin lujos ni virtuosismos, pero muy concentrada y seriota, absolutamente engrasada y que tocaba de memoria, y, lo dicho, un set que pasa directamente a nuestra lista de mejores conciertos del año, en la que intuimos desde ya que no tendrá muchos por delante.

Grande CASS McCOMBS, saldó con nota (muy alta) la deuda que tenía con nosotros, que nunca le habíamos visto con banda y que cuando le vimos tocar en solitario nos dejó fríos. Ayer fue muy pero que muy distinto.

Nos dijeron varios amigos que vieron a Cass con su banda este verano de gira en festivales (concretamente, en Oporto, en el mini-Primavera Sound) y que no fue gran cosa. Pues nosotros les decimos que en recinto pequeño, las canciones del californiano sonaron ayer fenomenal, embriagadoras y seductoras. Impecable, vamos.

Naturalmente, uno de los grandes momentos del set fue cuando CASS Mc COMBS y su banda entregaron este temazo, "Opposite house", con esos "ouaa, ouaaaaa.... Los músicos que acompañan a Cass en el video son los mismos que lo hicieron ayer en Donosti. Y la cosa cosa sonó así de bien, sí.

MARTES, PARECE VERANO, y termina el enero más frío que recordamos en mucho tiempo. A veces, desplazarse hasta Donosti un lunes por la tarde como hicimos ayer, merece la pena, y mucho. Por si con el video de abajo no te basta, te dejamos este otro con "Brighter! "una de las canciones más sublimes de las que tocaron ayer el californiano CASS McCOMBS y su banda en KutxaKluba, en el edificio Tabakalera de la capital guipuzcoana.. Escúchala, y comprobarás que no somos tan raros en nuestros gustos musicales como a veces podría parecerte.