Hace solo dos horas, Subpop, sello que editará "Beast epic", el nuevo disco de IRON & WINE que verá la luz a finales de agosto próximo (qué pena que no sea un poco antes antes: no podremos disfrutarlo en vacaciones tras insolarnos en la playa), ha dado a conocer esta preciosa canción, "Call It Dreaming", a modo de presentación de la nueva obra del fino cantautor nacido hace 43 años en Columbia, Carolina del Sur (EEUU). y del que hemos sido confesos y proselitistas seguidores desde los inicios de su carrera.

Muchas ganas, y curiosidad importante también, de escuchar el disco, que hace ya cuatro años que el bueno de Sam Beam no grababa en solitario, que es como más nos gusta, naturalmente.

No ha estado inactivo, qué va: ha publicado estos últimos años dos discos en colaboración con otros artistas de la onda folk y folk-rock estadounidense que -sin llegar a decepcionarnos, ni mucho menos- no estaban a la altura sideral de lo que lleva haciendo tanto tiempo con él al mando absoluto de la nave. Fueron, estos discos colaborativos, "Sing Into My Mouth" en 2.015, con Ben Bridwell de Band Of Horses, y "Love Letter for Fire", en 2.016, con Jesca Hoop haciendo duetos con él, que por primera vez firmaba como Sam Beam; por cierto, sabía a dónde llamar nuestro amigo para hacer realidad su sueño de cantar acompañado de una chica con la que compartiera labor autoril: Jesca Hopp ha sacado un disco entre bueno y mejor este año.

GRAN NOTICIA LA DE ESTE MIÈRCOLES: YA HA PUBLICADO KEVIN MORBY SU ESPERADISIMO NUEVO DISCO. El cantautor/guitarrista tejano fue una de las más deslumbrantes confirmaciones del año pasado. No en vano, su "Singing Saw" mereció el quinto puesto de nuestra lista de mejores discos de 2.016, precedido solo por los de Nick Cave, Andy Shauf, Cass McCombs y Leonard Cohen, palabras mayores.

Y su espléndido, majestuoso concierto en el Antzoki bilbaino fue (junto a los de Pj Harvey, Courtney Barnett, Cass MCombs y pocos más) también uno de los más redondos de los muchos que catamos el año pasado.
Pues nada, al tema, a disfrutarlo, que el disco -solo le hemos dado una escucha rápida- tiene una pintaza impresionante. El tema que da título al disco es esta maravilla, ¡cómo nos gusta esa guitarra!:

Por fin, la noticia que quería recibir: ha sido esta tarde. El 12 de noviembre tendremos en concierto en Bilbao al gran CHUCK PROPHET, será en el Antzoki, presentando su nuevo y fastuoso y variadísimo disco "Bobby Fuller Died for Your Sins", claro candidato a ser el más pinchado en La Estacion de Neguri este año.

Otra fecha clave para nosotros, dos semanas antes: MARK EITZEL en el festival BIME (27 ó 28 de octubre).

Dos citas de ensueño para comprobar cómo suenan en directo dos de los mejores discos del año creados por dos de los más impresionantes artistas de ese macroestilo que damos en llamar "americana". Ambos, Chuck Prophet y Mark Eitzel son californianos y veteranos en la industria, y asimismo fueron miembros destacados de bandas de culto y relativo éxito, Green On Red y American Music Club). También tienen en común que se les puede ver en recintos pequeños, porque apenas tienen seguidores. Hemos tenidos esa suerte varias veces, con ambos. Nosotros que lo ganamos, y ellos que siguen sufriendo -pese a su indudable talento y su calidad artística contrastada a lo largo de tres décadas- las penurias económicas ligadas a la indiferencia del público -sobre todo, el de las nuevas generaciones-, los grandes medios de comunicación y, cómo no, las listas de ventas. Nosotros los llevamos muy dentro, eso siempre.

Por fin, la noticia que quería recibir: ha sido esta tarde. El 12 de noviembre tendremos en concierto en Bilbao al gran CHUCK PROPHET, será en el Antzoki, presentando su nuevo y fastuoso y variadísimo disco "Bobby Fuller Died for Your Sins", claro candidato a ser el más pinchado en La Estacion de Neguri este año.

Otra fecha clave para nosotros, dos semanas antes: MARK EITZEL en el festival BIME (27 ó 28 de octubre).

Dos citas de ensueño para comprobar cómo suenan en directo dos de los mejores discos del año creados por dos de los más impresionantes artistas de ese macroestilo que damos en llamar "americana". Ambos, Chuck Prophet y Mark Eitzel son californianos y veteranos en la industria, y asimismo fueron miembros destacados de bandas de culto y relativo éxito, Green On Red y American Music Club). También tienen en común que se les puede ver en recintos pequeños, porque apenas tienen seguidores. Hemos tenidos esa suerte varias veces, con ambos. Nosotros que lo ganamos, y ellos que siguen sufriendo -pese a su indudable talento y su calidad artística contrastada a lo largo de tres décadas- las penurias económicas ligadas a la indiferencia del público -sobre todo, el de las nuevas generaciones-, los grandes medios de comunicación y, cómo no, las listas de ventas. Nosotros los llevamos muy dentro, eso siempre.

Jazz "nivel mundiala" y sin movernos de Bilbao: el pasado jueves vimos al trío del pianista Bruce Barth acompañado del saxo de Jerry Bergonzi, y hoy miércoles cae otro concierto, el del saxofonista Chris Potter con su cuarteto en el coqueto Teatro Campos.

Porsierto, en el evento del jueves pasado, en la elegante sala BBK de la Gran Vía, el concepto de logística/intendencia fue de los que más nos convencen: sentados a una mesita negra con vela iluminada -de las baratitas-, espacio para estirar las piernas, y para irte animando y pasar el rato durante el set, estupenda cerveza (esa de Galicia), no del todo fría, en botella. Vaya, siempre acabamos hablando de lo mismo.