FELIZ AÑO a todos. Justo cuando estamos un poco en condiciones de salir a dar un paseo, se pone a llover. Pues bien que empieza el primer día del año, confiemos en que no sea premonitorio. Pues vale, nos adaptamos a la circunstancia y escribimos algo. A ver qué nos sale.

Un gran amigo y excelente músico nos dijo el otro día, a raíz de la publicación de “Esperanza”, primer disco en solitario del líder de MCENROE, Ricardo Lezón, firmado con su propio nombre y que ha contado con la colaboración de Edu Guzmán y de músicos ajenos a la banda (destaquemos al superdotado y polivalente Txomin Guzmán), que Ricardo no solo CANTABA cada vez mejor (obvio, un lugar común entre quienes seguimos a Mcenroe desde hace años) sino que también cada vez ESCRIBÍA MEJOR las letras de sus canciones. Y, ejem, aquí opusimos alguna objeción, o quizá solo matizamos un poco.

Todo proceso de trabajo -y más si es artístico-, si se repite con ánimo de progreso y cierta inteligencia, conduce normalmente a un más amplio conocimiento del proceso creativo, a un hábito más depurado y, parece lógico, lleva a una mejora paulatina. O sea, que seguro que nuestro artista es más experto hoy, y que domina mejor que hace años la técnica y la construcción de frases, se fija más en la rítmica, sonoridad y melodía de las palabras, controla mejor las simbologías y significados de las palabras, corrige más veces y con más tino, en fin…, que sí, pero es que… los versos de los primerísimos Mcenroe, aun siendo quizá menos currados, más inocentes e inmediatos, incluso probablemente de menor calidad literaria que los de ahora, trasmitían tanta magia, lucían un encanto tan delicado y particular…

Leamos solo estos pocos versos de “Jazz”, cancionaza de “Mundo marino”, segundo disco de Mcenroe; estamos hablando de hace más de diez años y de un artista que escribía sus primeras canciones -por decirlo de algún modo- ya en plan serio.

“Las miradas que nos alejaban
de lo que en realidad pasaba,
¿dónde han ido? Al espacio.

Una de mis siestas preferidas,
agarrado a tus pensamientos,
en tu casa, sin paredes.

Un viaje a Nueva Zelanda,
donde el mundo se daba la vuelta,
todo era tan sencillo.”

Tuvimos la enorme fortuna de que en el concierto de ayer MCENROE (comparecieron cuatro miembros, solo faltó Edu Guzmán, que pasaba la Nochevieja lejos de Getxo) interpretaran “Jazz” en una atestada (como siempre cuando tocan ellos) Estación de Neguri; "Jazz" es para nosotros una de las primeras canciones perfectas de la banda: siete minutos de gozada absoluta.

Os dejamos con un breve fragmento de la canción, en la que luce (como es habitual) el gran guitarrista Gonzalo Eizaga.

Muchas gracias al propio Gon, al también fino guitarrista Jaime Guzmán, al bajista “mexicano” Pablo Isusi de regreso por Navidad y, cómo no a nuestro amigo Ricardo Lezón por entregarnos un año más junto a sus compañeros este insustituible regalo navideño.

En la presentación del evento agradecimos a la banda el regalo, nos felicitamos de nuestra suerte de tenerlos un año más tocando en nuestro local, y recordamos a la numerosa peña congregada que el 18 ENERO, JUEVES, RICARDO LEZÓN presentará a lo grande en el ANTZOKI bilbaíno “Esperanza” con la superbanda que ha montado para la gira que ya les ha llevado, y con gran éxito, en todos los bolos, a Madrid, Barcelona y Valencia.

Ineludible, ese 18 de enero próximo: fecha musical clave de recién estrenado nuevo año .