Por fin, comienza a darse a conocer el primer disco de Ricardo Mcenroe en solitario. "Esperanza" se publica el 6 de octubre. Lo vamos a flipar, amigos/as. Mucha esperanza, claro que sí. Y, como siempre con Ricardo Mcenroe, emoción por todo lo alto, y la humilde pero clamorosa reivindicación de lo que debería ser el pop: grandes letras que hablan de temas que nos llevan la vida y elevan lo cotidiano mediante la más sincera y espontánea poesía, melodías y arreglos sencillos, hermosos e inspiradores; y mucho, muchisímo encanto. O sea, flotar; o sea, el mejor pop en castellano, una vez más.

El paso del tiempo, incluso inmersos como estamos en estos días preotoñales tan extraños y desapacibles, trae también cosas hermosas. Hoy, sin ir más lejos, RICARDO LEZÓN, alma mater de la banda nacional que más nos gusta de esta última década, los getxotarras MCENROE, acaba de presentar la primera canción, ‘Arena y romero’, que se da a conocer de uno de esos discos soñados que llevamos años esperando, el de su debut en solitario, que el artista ha decidido firmar con su propio nombre, se titulará"Esperanza" y se publicará el próximo 6 de octubre.
Somos de los pocos privilegiados que han escuchado, y muchas veces, el disco enterito (gracias, Ricardo), en el que han aportado todo su talento Txomin Guzmán (multiinstrumentista, cantante y líder de The Fakeband) y Edu Guzmán (finísimo baterista de Mcenroe), y solo podemos decir que las altísimas expectativas (y no cabe otra cosa ante la obra de un compositor/cantante como Ricardo Lezón en estado de gracia, que lleva publicados seis magníficos discos con Mcenroe, otro con su proyecto Viento Smith junto a amigos de la élite del pop menos convencional como David Cordero (Úrsula), y lo último, el disco a medias con el cantautor pop catalán The New Raemon, el aclamado ‘Lluvia y truenos’ del año pasado) se han visto ampliamente superadas.

‘Arena y romero’ explica Ricardo en una entrevista publicada hoy mismo “es una canción que llevaba escrita bastante tiempo. Una historia de ausencia inspirada en Sevilla, ciudad en la que paro mucho y donde tengo grandes amigos. Parte de la canción se grabó en Getxo, en los Estudios Pan Pot, Txomin, Edu y yo vestimos una canción que siempre había estado desnuda. Después, en Sevilla con Raúl Pérez, productor del disco "Esperanza", la fuimos rematando. Cuenta con la colaboración a las guitarras de mi amigo Marc Clos y con la voz de mi hija Jimena aportando siempre luz. Estoy muy contento la canción que, como todas, habla de la esperanza".

Pues nada, que os la presentamos aquí y que contamos los días para escucharla en directo en La Estación de Neguri.