Jazz "nivel mundiala" y sin movernos de Bilbao: el pasado jueves vimos al trío del pianista Bruce Barth acompañado del saxo de Jerry Bergonzi, y hoy miércoles cae otro concierto, el del saxofonista Chris Potter con su cuarteto en el coqueto Teatro Campos.

Porsierto, en el evento del jueves pasado, en la elegante sala BBK de la Gran Vía, el concepto de logística/intendencia fue de los que más nos convencen: sentados a una mesita negra con vela iluminada -de las baratitas-, espacio para estirar las piernas, y para irte animando y pasar el rato durante el set, estupenda cerveza (esa de Galicia), no del todo fría, en botella. Vaya, siempre acabamos hablando de lo mismo.