MIÉRCOLES, ayer disfrutamos en el Antzoki bilbaino del concierto de un artista no masivo pero sí legendario del rock americano, el tejano Alejandro Escovedo, a quien nunca habíamos visto en directo; y entre una cosa y otra, ya queda menos para el sábado, 25 de marzo, día en que por fin podremos comprobar en Bilbao (sala Fever, en Bolueta) cómo suena en directo el nuevo disco de Ricardo Lezón, líder y vocalista de MCENROE, que más de actualidad no puede estar. Acaba de publicar "Los Minusculos Latidos", su segundo libro de poemas y relatos (editorial Bandaaparte) y hace menos de dos semanas se presentó en Madrid "El Ultimo Unicornio", película dirigida por la debutante Carmen Blanco cuya banda sonora ha creado Ricardo Lezón junto a Gonzalo Eizaga, su querido amigo y fantástico guitarrista de Mcenroe.

Como sabéis, uno de los discos nacionales más elogiados de 2.016 fue "Lluvias y truenos", firmado por NEW RAEMON &MCENROE, esto es, dos de los más respetados y admirados cantautores pop del país. Hablaremos mañana, o pasado, de este evento que lleva marcado en nuestra agenda desde hace casi tres meses.

Pero anótatelo, este sábado noche en Bilbao, si te gusta el pop-rock de primera con melodías preciosas y originales, expresado con letras en castellano inspiradas e inspiradoras, edificado con versos sentidos y bien escritos que hablan del amor y de otros asuntos menudos de la vida; poemas en los que te reconoces sin rubor y que te emocionan con golpes directos de crudeza, sinceridad y melancolía, a veces causando un poco de dolor, otras simple cosquilleo, con frecuencia apuntando a ciertos recuerdos o ayudándote a repensarte con ironía y compasión, pero siempre usando las palabras con naturalidad, sin épicas grandilocuentes, sin pirotecnias falaces ni artimañas retóricas, esquivando a base de talento compositivo tanto los topicazos pseudoliterarios como los estribillos obvios y cansinos repetidos una y otra vez. Y no lo decimos por nadie. McEnroe son otra cosa. Son lo p. mejor, es así de sencillo.

Por cierto, VAYA M. DE TIEMPO. A ver si vuelve el sol, que ya nos habíamos acostumbrado a lo bueno. A nosotros el único vendaval que nos gusta es este: