FELIZ AÑO a todos. Justo cuando estamos un poco en condiciones de salir a dar un paseo, se pone a llover. Pues bien que empieza el primer día del año, confiemos en que no sea premonitorio. Pues vale, nos adaptamos a la circunstancia y escribimos algo. A ver qué nos sale.

Un gran amigo y excelente músico nos dijo el otro día, a raíz de la publicación de “Esperanza”, primer disco en solitario del líder de MCENROE, Ricardo Lezón, firmado con su propio nombre y que ha contado con la colaboración de Edu Guzmán y de músicos ajenos a la banda (destaquemos al superdotado y polivalente Txomin Guzmán), que Ricardo no solo CANTABA cada vez mejor (obvio, un lugar común entre quienes seguimos a Mcenroe desde hace años) sino que también cada vez ESCRIBÍA MEJOR las letras de sus canciones. Y, ejem, aquí opusimos alguna objeción, o quizá solo matizamos un poco.

Todo proceso de trabajo -y más si es artístico-, si se repite con ánimo de progreso y cierta inteligencia, conduce normalmente a un más amplio conocimiento del proceso creativo, a un hábito más depurado y, parece lógico, lleva a una mejora paulatina. O sea, que seguro que nuestro artista es más experto hoy, y que domina mejor que hace años la técnica y la construcción de frases, se fija más en la rítmica, sonoridad y melodía de las palabras, controla mejor las simbologías y significados de las palabras, corrige más veces y con más tino, en fin…, que sí, pero es que… los versos de los primerísimos Mcenroe, aun siendo quizá menos currados, más inocentes e inmediatos, incluso probablemente de menor calidad literaria que los de ahora, trasmitían tanta magia, lucían un encanto tan delicado y particular…

Leamos solo estos pocos versos de “Jazz”, cancionaza de “Mundo marino”, segundo disco de Mcenroe; estamos hablando de hace más de diez años y de un artista que escribía sus primeras canciones -por decirlo de algún modo- ya en plan serio.

“Las miradas que nos alejaban
de lo que en realidad pasaba,
¿dónde han ido? Al espacio.

Una de mis siestas preferidas,
agarrado a tus pensamientos,
en tu casa, sin paredes.

Un viaje a Nueva Zelanda,
donde el mundo se daba la vuelta,
todo era tan sencillo.”

Tuvimos la enorme fortuna de que en el concierto de ayer MCENROE (comparecieron cuatro miembros, solo faltó Edu Guzmán, que pasaba la Nochevieja lejos de Getxo) interpretaran “Jazz” en una atestada (como siempre cuando tocan ellos) Estación de Neguri; "Jazz" es para nosotros una de las primeras canciones perfectas de la banda: siete minutos de gozada absoluta.

Os dejamos con un breve fragmento de la canción, en la que luce (como es habitual) el gran guitarrista Gonzalo Eizaga.

Muchas gracias al propio Gon, al también fino guitarrista Jaime Guzmán, al bajista “mexicano” Pablo Isusi de regreso por Navidad y, cómo no a nuestro amigo Ricardo Lezón por entregarnos un año más junto a sus compañeros este insustituible regalo navideño.

En la presentación del evento agradecimos a la banda el regalo, nos felicitamos de nuestra suerte de tenerlos un año más tocando en nuestro local, y recordamos a la numerosa peña congregada que el 18 ENERO, JUEVES, RICARDO LEZÓN presentará a lo grande en el ANTZOKI bilbaíno “Esperanza” con la superbanda que ha montado para la gira que ya les ha llevado, y con gran éxito, en todos los bolos, a Madrid, Barcelona y Valencia.

Ineludible, ese 18 de enero próximo: fecha musical clave de recién estrenado nuevo año .

El veterano NICK GARRIE VUELVE CON ESTUPENDO DISCO NUEVO, "The Moon and the Village", en el que ofrece un escueto ramillete de canciones de pop clásico de cantautor; quizá fuera unas décadas antes más barroco y ahora su music suene menos orquestada pero se nos hace igualmente delicada y encantadora.

Han pasado siete años y medio desde que viéramos al músico británico en Bilbao en un recogido concierto en el improbable -y mínimo- espacio con que cuenta para estos eventos la conocida wiskeria Residence. Hablamos de poco más de docena y media de personas siguiendo el bolo, que era gratuito; eso sí, lo pasamos en grande y Nick Garrie se reveló como una persona sencilla y cercana, cero tontería/afectación, y millón de naturalidad y, cómo no, musicazo.

Me permito rescatar un texto de Javier Losilla publicado en El Periódico (edición Aragón) en 2.013: "Hijo de padre ruso y de madre escocesa, Nick pasó en París su adolescencia. En 1970 editó el álbum "The Nightmare Of J.B. Stanislas", que resultó ser toda joya de pop barroco. Seis años más tarde, al alimón con el oscarizado Francis Lai (Un homme et une femme y Love Story) y con el nombre de Nick Hamilton, publicó el single "Un instant de vie". Después, silencio hasta 1984 cuando con el mismo heterónimo y dos músicos de Cat Stevens puso en circulación el álbum "Suitcase Man". Pasarán 10 años hasta que, de nuevo como Nick Hamilton y con la colaboración de Lai en dos piezas ("Love In My Eyes" y "Smile"), grabe otro disco: "The Playing Fields". Ya en 2002 vuelve a firmar como Hamilton "Twelve Old Songs", una revisión de viejas canciones. En 2005 se reedita con gran alborozo por parte del público y de la crítica The Nightmare Of J.B. Stanislas; en 2006 aparece el recopilatorio "The Lost Songs Of Nick Garrie-Hamilton", y en 2009 Elefant Records le publica "49 Arlington Gardens", que contiene otra estupenda colaboración con Francis Lai: "Lovers".

Este mismo periodista cuenta que en el concierto que vio ese año en una sala de Zaragoza disfrutó de "un programa espléndido con ecos de Dylan, de la canción francesa, de Donovan e incluso de Cat Stevens. Pero en Garrie el eco no oculta el sonido principal: el de un compositor inspirado y cantante notable que, como los aborígenes australianos, rehace el mundo a diario volviendo sobre los trazos de la canción. Esa que mantiene frescas las memorias del pasado y del porvenir". Bueno, nuestra experiencia fue similar unos años antes en Bilbao. Ahora nos viene a la memoria, recordando ese concierto de Garrie, el cancionero y el sonido de otro Nick, Lowe última etapa, por ejemplo.

Dejamos aquí una de las canciones/joya de este nuevo disco de NICK GARRIE, un cantautor pop que da (o al menos, antes lo hacía) clases de francés para ganarse la vida (la música- a un tío de su talento, epítome de la figura de artista de culto, sobre todo en los 70s pero que sigue en la brecha- no da para nada, decía) pero que -afortunadamente- sigue componiendo canciones, para nuestro deleite.

Solo once canciones de poco más de dos minutos para un disco delicioso que no llega ni a la media hora de duración, perfecto para regalar estas Navidades. El costumbrismo (si hablamos de pop, ojo) puede resultar muy estimulante. Allmusic le otorga cuatro estrellas, notable muy alto, lo acabamos de comprobar. No sabemos por qué, pero nos alegra.

¿Cómo sonará SUN KIL MOON en su gira europea que le trae este jueves (Teatro Lara, allí estaremos) a Madrid?

Llevamos varias semanas preguntándonoslo, ¿vendrá solo, acompañado, qué repertorio hará (la entrada para el concierto, fila 8 centrada, lleva en nuestro email más de medio año)?, ¿y cómo estará de ánimo y de voz tras sus shows en Utrecht, Berlin, Baden (Suiza), Copenhagen, Estocolmo y Paris?
Hemos encontrado esto por ahí; es "8 God Bless Ohio", canción que da comienzo a su nuevo disco (doble), "Common as light and love are red valley of blood" (hablaremos mañana de este disco), y no tiene mala pinta, ni de sonido ni de banda de acompañamiento, qué va. Puede darnos una pista de lo que nos encontraremos el jueves en Madrid, pero seguiremos indagando. La canción que ponemos es un directo, el audio de un concierto en San Francisco en marzo de este año.
Continuaremos hablando de uno de los conciertos más esperados de este año, sino el que más, je, por lo difícil que es pillar en directo a este sujeto, tenido por raro y no muy sociable, que desde hace más de 20 años no se cansa de dejarnos con la boca abierta, tal es su decomunal talla como artista: no solo canta dpm, compone como Dios, publica más discos que nadie y de los más diversos formatos (estupendos discos de versiones, p.ej.), y ni siquiera solo está reinventando el folk en su repertorio más, digamos, convencional, sino que está creando una nueva figura de songwritter. Un megaartista sin límites, capaz no solo de coquetear con géneros tan alejados del paradigma intimista, doméstico y campestre como el hard-rock, la electrónica o el hip hop, sino de integrarlos absolutamente en sus composiciones y en su discurso estético y universo musical. Capaz de no parar de componer canciones y de colaborar con infinidad de artistas de (casi) todos los palos, y que todo lo que hace, por muy distinto que suene, siga siendo 100% Kozelek. Un genio con todas las letras. Contando ya los días.

El miércoles nos visita (Bilbao, Antzoki) de nuevo EILEN JEWELL, country/blues de primerísima de una encantadora artista, gran cantante, que toca siempre acompañada por su magnífica y sobria banda, infalible en directo, y mira que la hemos visto sobre el escenario ya unas cuantas veces. Esta canción de Eilen Jewell, "I remember you" es de 2.011 y nos encanta, pero cuál fue nuestra sorpresa al oírla en un capítulo de los casi cien que componen la serie que nos ha tenido comidita la cabeza y secuestrado el corazón (nos quedan solo tres capítulos...) estas últimas semanas.

Cómo vamos a disfrutar el domingo, 12 de noviembre en Bilbao. No sé, pero preveo un concierto muy rockero, con el bueno de Chuck Prophet dándole a la guitarra como sabe, y es que pocas veces un songwritter rock tocó tan bien su instrumento. Véamosle aquí, haciendo uno de los muchos hits de su disco de este año.

Contando los minutos; ya queda menos para una fecha que llevamos medio año esperando. No será este tan mal año para el rock&roll como dice la canción (por la muerte de tanto genio el año pasado) si podemos ver a Chuck con banda en concierto.

 

 

Este DOMINGO, 12 DE NOVIEMBRE (8 de la tarde, en la sala superior del Antzoki, nuestro paraíso particular) llega por fin el día que llevamos tantos meses esperando, los mismos que llevamos disfrutando del nuevo disco del gran CHUCK PROPHET, el veterano (tiene 54 años) siempre joven y ajeno a todo lo que de banal y comercial tiene el mundo de la music profesional. En actitud, edad e historia personal, además de en su carrera discográfica inmaculada, nos recuerda mucho a otro grande, Mark Eitzel.
Uno de nuestros más deseados directos del año, proclamo.

Los últimos conciertos que lleva dando el californiano en la gira de presentación de "Bobby Fuller Died For Your Sins”, uno de nuestros discos top 10 de 2.017, un clásico instantáneo, los comienza con este temazo que da título al disco.
Es empezar muy alto, sí, pero seguro que el bueno de CHUCK PROPHET saldrá con bien del aprieto, tiene muchas cancionazas: solo en su último disco hay al menos seis fantásticas que podrían sonar (por calidad y por lo chulas y pegadizas que son) en la radio a todas horas.

Nos visita CHUCK PROPHET con banda, lo que añade interés al evento, ya que las tres veces que le hemos visto con anterioridad ha sido en solitario o dúo (y siempre con excelentes resultados).

Página 1 de 22