YA ES VIERNES y el cielo está despejado.

Día tan luminoso y bello se merece "Gillian Was A Horse", una de las canciones más pop/rock, de tempo más rapidito y, en general, más animadas de la discografía de DAMIEN JURADO. En realidad, para mucho de sus fans, esta canción es casi lo más que se ha acercado nunca Damien a un hit.

"Gillian Was A Horse", tuvo su propio single y se convirtió después en la canción que abria uno de los mejores discos del de Seattle, "Caugh in the trees" (2008).

No es habitual que Damien comparta el trabajo de composición con otros artistas. En "Gillian Was A Horse" lo hizo, contó con la participación de Jenna Conrad que además, es la preciosa voz femenina que le acompaña bien y mucho rato. En la gira española de 2.008 de Damien, Jenna Conrad, además de hacer voces, tocó batería y chelo; del bajo y las teclas se encargaba Erick Fisher, productor habitual de Damien y buen amigo. Eso sí, en parte de ese concierto, Jenna pasó a tocar teclados y Erick a asumir el rol de baterista.

En una entrevista con motivo de la gira de presentación de "Caugh in the trees" (2008), Damien contaba: "Eric y Jenna estuvieron ahí durante el difícil periodo en que esas canciones (N. de R: la separación de su mujer tras 13 años de matrimonio y un hijo) están basadas. Son mis mejores amigos, han vivido conmigo mis momentos más duros y me han visto llorar algunas veces".

Venga, feliz viernes. Pasa el finde, y llega el lunes. Por una vez, deseamos que ocurra. Pero sin prisa, que ya hemos visto muchas veces a Damien en concierto.