Martes mediados de enero y aquí estamos, resignados, no sabemos si saliendo del enésimo catarrazo o entrando en el siguiente, y escuchando music, y cómo no, calentando motores para el JUEVES. RICARDO LEZÓN, líder de Mcenroe, presenta en el ANTZOKI bilbaino y con la superbanda ad hoc (Edu el baterista de Mcenroe, el guitarrista y multiinstrumentista  Txomin Guzmán que participó decisivamente en el disco, más un teclista y un bajista) que le acompaña en la gira, su discazo de debú en solitario "Esperanza".

Cada semana que pasa nuestra canción favorita del disco es una. Primero fue "Chet Baker", después "Arena y romero", luego "La paz salvaje" (no tiene nada que ver que sean las tres primeras del disco y que figuren precisamente en este mismo orden); las preferencias se inclinaron posteriormente hacia otros derroteros sonoros, desde "Lobos" hasta "Ella baila" y "Noche en Noviales"; ahorita mismo estamos que no abrimos los ojos cuando escuchamos "Primavera en Praga".

Y es que, norma de la casa en este disco, en este temazo a la delicadeza y gustazo musical de la melodía que da comienzo al tema con Edu marcando una batería sedosa y lenta a la que siguen Ricardo y Txomin con sus guitarras atmosféricas en plan New Year, se añade una letra maravillosa cuyo comienzo cuesta imaginar más hipnótico, e incluso diríamos más vinculado a nuestro resfriado eterno, que parece que llevamos a alguien dentro, "que se despierta cuando me abrazas"

"En mi corazón hay un fantasma; a veces me mira y otras me habla..." así de inspirada comienza "Primavera en Praga", una de esas canciones aparentemente sencillas de Ricardo Lezón que irradia más magia y encanto que carreras discográficas enteras de muchos artistas pop y folk que ves y escuchas a todas horas en todos lados; una de esas composiciones, música y letra, solo al alcance de compositores geniales en estado de gracia.

Avisamos, no os lo perdáis. "Esperanza" fue el mejor disco nacional de 2.017 y no solo lo hemos dicho nosotros.

NOS VEMOS EL JUEVES, en el ANTZOKI bilbaino, sin teloneros ni nada, que así hay más posibilidades de que caiga alguna propinilla del repertorio Mcenroe, Helicon (dúo compuesto por Edu y Ricardo, llegaron a grabar un disco, tenía su punto el proyecto, vaya que sí) o Viento Smith.

Necesitamos comprobar cómo trasladan Ricardo y cía al directo el material tan fantástico que contiene "Esperanza", joyas muy pulidas, sin brillos deslumbrantes, de folk-pop de autor en su máxima expresión. Las crónicas de los conciertos que dieron hace unas semanas nuestros amigos en Madrid, Barcelona y Valencia en la gira de presentación del disco (y con la misma banda que veremos en Bilbao) fueron muy buenas. Veamos qué tal les sale el partido jugando en casa.